El cuadernito

Los amigos invisibles son muy de los 90; y a mí me encanta escribir. ¿Que qué tiene que ver Telefónica con los torreznos? Pues que para olvidar una cosa empecé a hacer la otra; y ahora ni me acuerdo de Isi “el invisi” y sin embargo escribo un huevo. Lo hago siempre que puedo (escribir, marranos), especialmente todo el rato, o cuando estoy verborreico (todo el rato), o cuando tengo muchas cosas que decir (todo el rato), aunque sean una mierda (tooooodo el rato). Así (me creo que) les ahorro a todos los que me rodean el mal trago de escuchar mierda seca o poco procesada (como si la mierda procesada fuese mejor que la fresca).

Luego lo que pasa es que me lío a escribir post-its como si fuera el fin del mundo y terminan invadiendo la mesa del de al lado. O sea, que al final los que me rodean me sufren haga lo que haga.

Sea como sea, escribir mola; mucho. Juntar letras tiene algo mágico y personal, y puede terminar siendo súper beneficioso a la larga para vuestra salud mental; y terminar de volveros cuerdos para que podáis empezar a volveros locos. Los pasos a seguir son bastante fáciles.

21/11/2013
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

¿Alguna vez os habéis grabado y al escucharos habéis dicho algo como… “¿esa es mi voz? ¡Qué horror! ¡Aaaaah! ¿De verdad sueno así? Dios, es que vocalizo fatal, parezco un pijo de mierda. ¿Y todas esas muletillas? ¿De verdad digo tanto ‘osea’? Madre madre madre…”

Yo también; muchas. Y me sigue pasando; cada vez que me escucho grabado. Por esto tengo un blog y no un canal de YouTube (mentira, es porque me da toda la pereza editar vídeos). (Corrección 2016: Al final me he venido arriba y he abierto el canal para decir tontadas.)

Además me pasa que hablo a toda leche, no sé si porque pienso muy rápido o porque se me olvida todo muy rápido y quiero decirlo antes de que se me vaya la pinza. Y de la manita con eso, pues vocalizo fatal, se me olvida que existen las consonantes y soy peor que un andaluz sin dientes recién despertado y de resaca.

Darth Vader trajeado

Objetivo: Darth Vader con estilazo

Alguna vez me he planteado hacerme el mudo y aprender lenguaje de signos, o hacerme el afónico e ir con una pizarrita por la vida (sobre todo en discotecas ruidosas. De hecho, eso quiero probarlo), pero al final siempre termino volviendo al vocablo sonoro. Es un tema de conveniencia, y es verdad que mientras no nos pongamos un megáfono o pasemos por el quirófano vamos a seguir teniendo la misma vocecita, así que, ¿qué hacemos?

18/11/2013
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Keep calm and call batman

Que no cunda el panrico

Soy un cagao. Llevaba queriendo sacar este blog como… yo qué sé, un año o así. Tenía el título y hasta tenía un esbozo del concepto; incluso se lo había contado a un par de personas, ¡mira tú qué cosas! El caso es que la idea estaba ahí, pero claro, no estaba sola. También tenía dudas (muchas) y sobre todo miedo; muuucho miedo.

Estaba acojonado, los tenía de corbata. Estaba ilusionado, claro que sí. El proyecto iba avanzando, y junto con las pensadas de concepto, de vez en cuando me sentaba a escribir algo. Pero claro, no todos los días son buenos, las ideas no siempre fluyen y a la mínima que dos frases no me cuadraban, entraba en pánico y empezaba a rayarme la cabeza a lo más grande.

¿De verdad esto le va a gustar a alguien? ¿Quién soy yo para andar sermoneando a la gente? ¿Y si no sale bien? Madre mía… ¡voy a quedar como un palurdo! ¡Aaaaaaaah!

Entonces me iba a mi cuarto y metía la cabeza debajo de la almohada en plan avestruz durante un rato hasta que se me pasaba. Después salía del agujero y como medida preventiva posponía (otra vez) el momento de ponerme a escribir cosas; otro par de meses, o más.

¿A que te suena de algo?

14/11/2013
0 Facebook Twitter Google + Pinterest