Bombillas panorámicas

Mogollón de ideas alineadas.

A ver, todos tenemos días en los que nuestra cabeza no da para mucho… o para nada. Todos hemos tenido resaca, sí, y todos hemos estado vagos hasta el punto de caernos del sofá porque intentábamos coger el mando con los pies; y es que estábamos tan calentitos con las manitas dentro de la manta… El problema es cuando la excepción se convierte en la regla y nuestra existencia se vuelve un carrusel de días sin más y sin ideas.

¡Estoy bloqueado! ¡Dios mío! ¡No puedo pensar, no se me ocurre nada! ¡Aaaaaaaaah!

Puedo ver el soliloquio…

¡Ey, tengo la solución a mi problema! Voy a esperar a que me vuelva la inspiración. Sí, eso es; voy a esperar. No voy a hacer nada hasta que vuelva espontáneamente. Porque eso siempre pasa, ¿verdad? Bah, será que he tenido una racha muy prolífica últimamente (mentira) y que mi cerebro tiene que descansar de tanto crear (mentira). Eso es, sí, voy a esperar a que vuelva la musa.

Y ahora que he racionalizado mis excusas para seguir sin enfrentar mi miedo al fracaso y continuar en el modo ameba en el que estaba inmerso, voy a tumbarme y a autocompadecerme de mí mismo. Mañana repetiré el discurso si hace falta.

Que levante la mano el que se sienta identificado.

11/11/2013
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

A la hora de interactuar y comunicarse con otros seres humanos, el “cómo te mueves” es la clave. Dave Camarillo es un tío que ha entrenado a unos cuantos campeones del mundo de MMA, sabe un par de cosas sobre cómo moverse, y una vez le escuché decir: “¿la mejor forma de defenderte de un ataque callejero? Evitarlo. Una pelea que no empieza es una pelea ganada. No te conviertas en víctima a ojos de tus posibles atacantes. Sé consciente de cómo andas. Camina seguro y no serás una presa; serás un depredador.”

Leona guiñando

Guapo… ¿te apetezco?

Referencias a National Geographic aparte, lo que quiere decir con esto es que la forma de moverse dice casi más de nosotros que nuestro ADN. Con algo tan sencillo como la forma de caminar, la forma de la que ponemos un pie delante de otro para desplazarnos, con eso, podemos transmitir más información subconsciente que de cualquier otra manera. ¿Nunca te has preguntado por qué la gente liga en bares aunque no se escuche una mierda? El morbo está en los pasos.

11/11/2013
0 Facebook Twitter Google + Pinterest